El Jardín de las delicias (The Garden of Delights) - Movie Reviews - Rotten Tomatoes

El Jardín de las delicias (The Garden of Delights) Reviews

Page 1 of 1
Super Reviewer
March 13, 2012
Based on loving "Cria Cuervos" and "Peppermint Frappe" (also directed by Carlos Saura), I was eager to see "The Garden of Delights." Sad to say, this film didn't connect with me nearly as much. The story follows business executive Antonio (Jose Luis Lopez Vazquez, also the star of "Frappe"), who has suffered a brain injury in a car accident. He has amnesia, and also struggles to regain motor control over his body and speech. His family and co-workers (motivated by greed more than love) try to jar his memory, even going so far as to stage recreations of past events. As his troubled history is gradually revealed, the line between stagings, narrative flashbacks and pure surrealism is not always clear. But this is essentially a flat tale that does not lead anywhere satisfying.

Like the other Saura films I've seen, "The Garden of Delights" apparently makes allegorical points about Spanish fascism that I lack sufficient background to appreciate. At the very least, the peculiar ending implies that Antonio's vulnerable condition has a symbolic, sociological aspect. But more impatient viewers will have already bailed out by then.
July 12, 2011
El Jardín de las Delicias es una de las obras más conocidas del cineasta español Carlos Saura; se trata de un drama familiar con elementos fantásticos. La trama de la película nos presenta a un acaudalado empresario inmobiliario llamado Antonio Cano que pierde la memoria y la movilidad después de un accidente automovilístico con su amante. Es por esto que su familia diseña complicados planes y simulacros con la intención de devolverle la memoria y recuperar con ella los números perdidos de las cuantiosas cuentas del empresario.

A partir de esta interesante premisa Saura revela una historia críptica, un collage laberíntico donde las alucinaciones y recuerdos del protagonista se confunden con la realidad en un guión destacado, repleto de escenas estupendas que son llevadas a la pantalla de forma afortunada.

Además del evidente comentario sobre la naturaleza ambiciosa e interesada de las relaciones humanas, El Jardín de las Delicias se pregunta hasta que punto se basa la identidad del individuo en el rol que juega para las personas a su alrededor. El viaje por las memorias de Antonio nos revela más de él que las secuencias que nos dejan vislumbrar su vida antes del accidente, se habla de sólo un hombre pero, en realidad, vemos a distintas personas para situaciones distintas. Aunque se le ha adjudicado a la obra un tinte crítico para el régimen franquista, más allá de referencias naturales para obras del mismo contexto histórico, soy incapaz de percibir un discurso político sin una lectura prejuiciosa.

El estilo de dirección de Carlos Saura está claramente definido, se trata de un trabajo minucioso que pone especial énfasis en la congruencia entre la ejecución histriónica y los personajes del guión. Las escenas surrealistas y el tono general de la película son evidentes deudores del Buñuel de la Segunda Etapa Francesa, así como también lo son los matices sexuales que acompañan a algunas de las mejores escenas del filme. El Jardín de las Delicias muestra también paralelos significativos con obras de Bergman, Viskningar och rop; Fellini, 8 1/2, y con la naturaleza contemplativa de la fimografía de Tarkovsky. Aunque las actuaciones son un apartado notable en la cinta, el tratamiento superficial que se le da a la mayoría de los personajes le resta profundidad. Siendo éste el único aspecto "tosco" de la obra de Saura.

El filme muestra una producción notablemente cuidada que nos otorga una fotografía exquisita y un trabajo de cámara excelente que recurre frecuentemente a la visión en primera persona. Se usa también con constancia la música de fondo para construir el tono, un tanto irregular, de la cinta.

La influencia de Buñuel en el producto final parece, por momentos, excesiva; aún así, es posible reconocer la mano y el estilo de Saura tras los guiños al aragonés. Además de esto, lo que más se le puede reprochar al filme es su naturaleza pretenciosa, su afán de parecer más profunda y relevante de lo que es en realidad. Esto es un distractor que debe ignorarse para apreciar las virtudes reales de la obra.

Si se consigue obviar el final evasivo y decepcionante, El Jardín de las Delicias resulta una película asombrosa; se trata de una cinta destacada en los aspectos técnicos que no descuida su singular historia mientras desarrolla algunas escenas excelentes.

****
Page 1 of 1