kzhope's Profile - Rotten Tomatoes

Want-to-See Movies

Want-to-See TV

This user has no Want to See TV selections yet.

Rating History

Who Can Kill a Child? (Quin puede matar a un nio?)
8 months ago via Flixster

¿Quién puede matar a un niño? es una película de terror española dirigida por Narciso Ibáñez Serrador, quien fuese un realizador televisivo reconocido en su país por sus historias de suspenso. Ésta, su última cinta, fue lanzada de manera simultánea en los países angloparlantes con distintos nombres.

El filme narra lo ocurrido a una paraja de turistas ingleses en sus vacaciones en España. Tom y Evelyn, un joven matrimonio con dos hijos pequeños y un tercero en camino, visitan el bullicioso pueblo costero de Benavís pero, buscando mayor privacidad, toman un bote a la pequeña isla de Almanzora donde Tom había pasado unos días hacía años. Aunque en un principio todo parecía normal en la diminuta comunidad, Tom se percata con el paso de las horas de que los únicos habitantes de Almanzora son perturbadores niños de extraño comportamiento; lo que decide ocultar a su esposa para evitar presionarla en su estado.

Pese a ser una cinta pequeña, la importancia de ¿Quién puede matar a un niño? se explica al ser ésta una de las pocas cintas de terror en español que ha llegado a crearse un culto y que se ha convertido en influencia para el género a nivel global. Lo que llama la atención en primera instancia al ver la obra de "Chicho" Ibáñez es el singular prólogo documental que antecede a la historia. Esta secuencia de apertura presenta poderoso pietaje real de niños sufriendo en distintas guerras al rededor del mundo, acompañado por una narración en off que recuenta las víctimas mortales de dichos conflictos; un recurso que busca contagiar al espectador de la brutalidad que Ibáñez desarrollará en su trama. Sin duda es un recurso bien utilizado, sin embargo, el impacto se pudo haber multiplicado y el mensaje se pudo haber revelado de manera menos robusta al omitir la narración y las estadísticas, cambiando la voz por música o silencio.

Desde su inicio, la película de Ibáñez deja claro su tinte moralista. En ¿Quién puede matar a un niño? se sugiere a partir del prólogo que los niños de Almanzora desarrollaron su actitud sádica y sus tendencias homicidas como resultado del sufrimiento del que los niños son objeto por la necedad de los adultos. Si bien es claro que es un mensaje un tanto pedante y poco iluminado, la burda manera en que es entregado al espectador hace pensar que el autor duda de la inteligencia de su auditorio y busca aleccionarlo de la forma más sencilla posible. La lectura más interesante que se puede hacer del filme es la que compara a la violencia con una enfermedad contagiosa, un legado de grandes a chicos y el medio por el que el hombre, llevado completamente por sus instintos, terminará por destruirse a sí mismo.

Esta es una de esas cintas en que su premisa argumental brilla más que el producto íntegro. La idea de la isla habitada solamente por infantes homicidas resulta un punto de partida sumamente rico para una cinta de suspenso y misterio. Aún así, el filme está caracterizado por un guión ingenuo, plano y repleto de situaciones increíbles que dañan en gran medida la experiencia cinematográfica tan importante para una obra de este tipo.

La escasa profundidad de ¿Quién puede matar a un niño? y el pobre trabajo actoral de sus protagonistas le da la desafortunada apariencia de un montaje artificial; lo que no evita, sin embargo, que Ibáñez construya un buen clima de suspenso hacia la segunda mitad de la historia. De igual manera, hay algunas escenas que denotan un gran conocimiento del género y notables virtudes en el arte cinematográfico; el ejemplo más reconocible es la asombrosamente brutal y efectiva escena de la piñata humana, una secuencia bien concebida y extraordinariamente filmada que bebe de fuentes surrealistas y de distintos trucos de cámara para aumentar su impacto. También son perceptibles fuertes influencias de otro autores, principalmente Hitchcock con The Birds, a la que la película debe prácticamente su planteamiento entero, y algunas cintas de George Romero, singularmente The Night of the Living Dead, de las que Ibáñez toma las relaciones y conducta de sus personajes.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el filme son sus valores de producción excesivamente austeros; con un trabajo de cámara evidentemente inexperimentado, un mal uso de la música y una fotografía mediocre e incapaz de conseguir buenas imágenes. A pesar de esto, ¿Quién puede matar a un niño? es una película entretenida que consigue desarrollar conceptos interesantes y que utiliza bien la mayoría de las convenciones de su género; la incertidumbre y el misterio son también usados de forma interesante en la obra final de su realizador.

***