JavierAcuña Ditzel's Rating of Precious: Based on the Novel Push by Sapphire

Javier's Review of Precious: Based on the Novel Push by Sapphire

6 years ago via Flixster
Precious: Based on the Novel Push by Sapphire

Precious: Based on the Novel Push by Sapphire(2009)

1987. Precious es una obesa joven afroamericana de Harlem, a quien le invitan a abandonar su escuela después que la descubrieran embarazada por segunda vez. La derivan al programa "Each one Teach one", donde compartirá con un grupo de niñas inadaptadas y una profesora muy especial.
Es interesante notar ciertas repercusiones que ha tenido esta película a nivel de las redes sociales. En Twitter, por ejemplo, se popularizó el hashtag #SufroComoPrecious. Y lo curioso es que estrictamente hablando, en la película Precious no sufre. A pesar de ser una adolescente, lo que le falta a Precious precisamente es adolecer. A lo largo de la película, se muestra una y otra vez que ante las situaciones difíciles Precious recurre a la disociación y a la fantasía. Estrictamente hablando, el que sufre es el espectador. La dimensión del sufrimiento se va abriendo en Precious paulatinamente y paralelamente al trabajo que realiza con su maestra, Miss Rain. En el ejercicio de escribir su diario, Precious va superando su silencio, abre un espacio en donde puede manifestarse. Un "otro" espacio libre de la brutal presencia de su madre, quien literalmente le impide hablar por miedo a que algo que ella diga le haga perder el beneficio de la ayuda social que la mantiene en el más grosero sedentarismo. El horror de la vida de Precious era tan grande, que era necesaria la emergencia de un entramado simbólico específico (un espacio de relaciones y palabras) para contener un eventual sufrimiento. Sin ese entramado, Precious no hubiese resistido: el sufrimiento hubiese devastado a nuestra protagonista.
En términos dramáticos es una película efectiva, que fácilmente conmoverá al espectador.

[Un aspecto que no puedo dejar pasar a nivel personal, es el hecho de que en este drama nos encontremos con actores como Mariah Carey, de cuya relación con los bajos fondos no vislumbro, y Lenny Kravitz, cuya capacidad empática con otro seres humanos me cuesta dimensionar. Además hay que agregar que el filme fue producido por Oprah Winfrey, quien -sabemos- ha construido su imperio en base al sufrimiento ajeno. Estos elementos me hacen sospechar, no de la eficacia dramática de la película, sino de los intereses que se juegan tras ella. Este comentario trasciende a la experiencia cinematrográfica pero me deja con dudas sobre su condición.]